Microinjerto capilar

Es una técnica por la que se extrae pelo de la parte posterior o lateral del cuero cabelludo para posteriormente introducirlo en las zonas a regenerar

Microinjerto capilar


Definiendo términos relativos al trasplante de pelo

El trasplante capilar es una técnica de cirugía menor ambulatoria que consiste en obtener pelo -la mayoría de las veces de las zonas posterolaterales de la cabeza- para colocarlos en la zona con alopecia. Puesto que se trata de una cirugía menor ambulatoria se realiza con anestesia local asegurando que el paciente no sufra de dolor durante el procedimiento.

Llamamos Unidad Folicular (UF) al grupo de folículos pilosos que tenemos en un “poro”. Es decir, si observamos con detalle por donde crece el pelo podemos ver que en un solo “poro” pueden salir “varios pelos” (folículos pilosos). Ese “poro” o unidad folicular es la que se extrae para colocar en la zona a tratar. Las unidades foliculares pueden tener desde 1 hasta 4 pelos.

El pelo que seleccionamos para realizar el trasplante no está destinado genéticamente a la caída y puede durar toda la vida en la zona injertada. También podemos realizar técnicas de trasplante de pelo de otras localizaciones corporales (BHT-Body Hair Transplant) para ubicarlo en la cabeza en casos donde la zona donante es escasa y con el fin de dar mayor volumen al pelo injertado. Nunca ubicándolo en la primera línea del pelo.

Existen dos tipos de extracción del pelo:

  • FUE o extracción de unidades foliculares: consiste en obtener las unidades foliculares “una a una” de forma homogénea y dispersa en toda la zona donante sin dejar marcas visibles posteriores.
  • FUSS o tira: se trata de extraer una tira de piel de la región posterior de la cabeza para que de ahí se obtengan las unidades foliculares. En este caso el mayor inconveniente es el riesgo de cicatriz visible en la zona de la intervención.

Los nombres FUE y FUSS se asignan sólo al proceso de extracción de las unidades foliculares para los trasplantes de pelo. Existen otros dispositivos automatizados que ayudan a extraer las unidades foliculares y lo hacen mediante la técnica FUE.

En cuanto a la implantación podemos hablar de que existen dos formas de colocar las unidades foliculares en la zona a tratar.

  • Técnica con implanters. Emplea unos dispositivos que en la punta tienen una aguja ranurada donde se enhebra la unidad folicular, es entonces cuando el cirujano al introducir dicha aguja dentro de la piel descarga la unidad folicular en ese sitio.
    Esta técnica hoy en día también se conoce como DHI y no tiene ninguna diferencia a los implanters que llevamos años utilizando.
  • Técnica manual o con pinzas. Consiste en que previo a la colocación de las unidades foliculares en la piel el cirujano realiza incisiones con un “blade” o “cuchilla” en la zona donde deseamos injertar las unidades foliculares, posteriormente y con ayuda de unas “micropinzas” o “fórceps” se introducen las unidades foliculares en las incisiones realizadas previamente.

Cualquiera de las técnicas utilizadas para la obtención de las unidades foliculares y para su posterior implantación tienen muy buenos resultados siempre y cuando sean realizadas por profesional cualificado. Aunque la técnica FUSS es menos utilizada hoy por hoy, existen criterios médicos que nos ayudan a decidir si algún paciente es candidato para someterse a esta técnica.

Las técnicas de implantación cuando se hacen de forma correcta ofrecen unos resultados excelentes en cuanto a densidad y naturalidad.

También hay que destacar que para conseguir un mejor resultado del trasplante es importante considerar el tiempo de duración de la cirugía con la exposición de las unidades foliculares fuera del organismo y cómo se tratan durante ese tiempo.

En nuestro Centro garantizamos nuestro trabajo ofreciendo un equipo altamente cualificado donde el cirujano está todo el tiempo trabajando en la cabeza del paciente con el equipo clasificando las unidades foliculares y manteniéndolas en las condiciones más favorables para conseguir los mejores resultados. Dichos resultados comienzan a ser evidentes a partir del tercer mes postrasplante y podemos objetivar el crecimiento total del pelo trasplantado al mes doce.

Dr. Francisco J. Saldívar Alarcón
Cirujano capilar.

1ª Consulta Gratuita


Francisco Javier Saldívar Alarcón - doctoralia.es

  Si lo prefieres, déjanos tus datos y te llamamos. Resolveremos tus dudas.

COSÚLTANOS



   Comentarios (2)


  1. Víctor 30/11/2018 a las 12:39

    No se cuando es el momento correcto para empezar el tratamiento. Ejem: Mejor empezarlo cuando empiece la caída(Primeras entradas etc....) , o mejor cuando haya avanzado mucho mas.

  2. Dr. Francisco J. Saldívar Alarcón 04/12/2018 a las 16:25

    Buenas tardes Víctor.
    El mejor momento para comenzar el tratamiento para la alopecia es cuanto antes, de esta forma evitamos el rápido progreso de la enfermedad ayudando a mantener el pelo de toda la vida más tiempo posible. Existen muchos tratamientos médicos eficaces en la etapa incipiente de la enfermedad antes de llegar a pensar en un trasplante capilar. Aunque cada paciente es individual y es preciso una valoración médica para aconsejarle el tratamiento más adecuado.
    Un saludo


Despliega para ver el formulario

Coméntanos tu experiencia, tus dudas, tus inquietudes. Nosotros te daremos las respuesta que precisas.


(*) El correo electrónico no será publicado. Todos los campos son obligatorios